Páginas vistas en total

domingo, 24 de julio de 2016

Gran parte de las armas que la CIA envía a los rebeldes sirio acaba en el mercado negro.


Artículo publicado el 28/06/16 en el periódico “Público”

Gran parte de las armas que Estados Unidos ha enviado a rebeldes sirios han acabado siendo usadas por otros grupos armadas e incluso contra propios ciudadanos estadounidenses. Según una investigación conjunta entre el diario The New York Times y la cadena de televisión qatarí Al Yazira, el armamento entregado por la Agencia Central de Información de EEUU (CIA) y Arabia Saudí a combatientes de Siria ha sido sustraído de forma sistemática por agentes de la Inteligencia jordana para venderlas en el mercado negro, según han informado fuentes gubernamentales estadounidenses y jordanas al diario 'The New York Times'. El robo y reventa, incluidos rifles de asalto Kalashnikov, morteros y granadas propulsadas por cohetes, han dado lugar a una avalancha de nuevas armas en el mercado negro. Los investigadores desconocen dónde han acabado las armas pero una gran diversidad de grupos armados y redes criminales utilizan este mercado para comprar sus arsenales. Los traficantes de armas también comprar armamento en esos bazares para luego venderlos fuera del país.
Asimismo, tras varios meses de investigación, el FBI ha concluido que algunas de las armas robadas fueron de hecho utilizadas en un tiroteo registrado en noviembre que acabó con la vida de dos ciudadanos estadounidenses y otras tres personas en una base de entrenamiento policial en Amán, según han contado a los dos medios fuentes del Gobierno de EEUU. Estas fuentes han precisado que los investigadores descubrieron que las armas del tiroteo procedían del programa para armar a los rebeldes sirios por sus números de serie.


El robo sistemático pone de relieve, según los medios, las consecuencias no previstas de los programas para armar y entrenar a los rebeldes sirios contrarios al Gobierno de Bashar Al Asad. Un proyecto que la CIA y el Pentágono mantienen desde hace décadas, incluso antes de que la Administración Obama intentara someter esta actividad a un estricto control.

El Gobierno de Jordania ha rechazado la implicación de sus agentes y ha tachado la información
 de "absolutamente incorrecta". Sin embargo, fuentes gubernamentales citadas por los dos medios encargados de la investigación han admitido que los oficiales jordanos que participaron en los robos luego emplearon el dinero obtenido para comprarse vehículos todoterreno, teléfonos inteligentes iPhone y artículos de lujo. La CIA, por su parte, no ha querido hacer comentarios al respecto.

El programa de entrenamiento, que en 2013 comenzó a armar directamente a rebeldes sirios en el marco de la iniciativa conocida como Timber Sycamore, está gestionado por la CIA y por varios servicios de Inteligencia de países árabes para reforzar a las fuerzas que combaten al régimen de Al Asad. EEUU y Arabia Saudí son los principales contribuyentes, con las autoridades saudíes aportando armas y grandes cantidades de dinero, y con los efectivos paramilitares de la CIA dirigiendo el entrenamiento de los rebeldes con 'Kalashnikovs', morteros, misiles anticarro y otras armas, según The New York Times.
El diario detalla que la existencia de este programa es material clasificado, al igual que todos los detalles. Las autoridades estadounidenses sostienen que la CIA ha entrenado a miles de rebeldes durante los últimos tres años y que habían conseguido avances sustanciales en el campo de batalla frente a las fuerzas del régimen sirio hasta que las Fuerzas Armadas rusas les obligaron a retirarse.

Este programa de armamento y entrenamiento está situado en Jordania por la proximidad de este país a los campos de batalla en Siria. Desde el principio, la CIA y los servicios de Inteligencia de países árabes han confiado en las fuerzas de seguridad jordanas para trasladar las armas, muchas compradas a granel en los Balcanes y en Europea del Este. Este programa es distinto del creado por el Pentágono para entrenar a rebeldes para que combatan al autoproclamado Estado Islámico, una iniciativa que fue cancelada después de que sólo se hubiera formado a unos pocos combatientes.

1 comentario:

Alejandra H. Covarrubias, periodista dijo...

ESTO ES UNA MIERDA, PORQUE TE GUARDAS TODAS LAS FUENTES.
PARA HACER BUEN PERIODISMO HAY QUE ENTREGAR LAS FUENTES SIEMPRE CON ENLACES EXPEDITOS... HACERLO DE OTRAS FORMA SE CONSTITUYE EN UNA CANALLADA EN MATERIA DE INFORMACION.