Páginas vistas en total

miércoles, 23 de febrero de 2011

Se rechaza en referendum la propuesta de un mayor control de las leyes de armas en Suiza

En Suiza, una amplia coalición de organizaciones y partidos políticos manifestó que están decepcionados pero no vencidos, después de que 56% de los ciudadanos votó en contra de una iniciativa para introducir leyes de armas más estrictas, el 13 de febrero. La iniciativa buscaba prohibir el almacenamiento de armas militares en casas particulares, crear un registro nacional de armas de fuego y vedar la venta de armas automáticas. La coalición sostiene que la amplia disponibilidad de armas contribuye a la alta tasa de suicidios con armas de fuego de Suiza, la más alta en Europa. El Grupo para una Suiza sin Ejército dijo: “la votación mostró que la idea de restringir las armas tiene un gran apoyo en el público. Damos las gracias de todo corazón a los activistas que se han comprometido con esta campaña”.
www.gsoa.ch/themen/waffen-ins-zeughaus/01754/gsoa-bedauert-ablehnung-der-initiative/

domingo, 13 de febrero de 2011

'Nueve de cada diez asesinatos y suicidios se realizan con armas oficiales' en Suiza

El resultado del referéndum que se vota hoy, en la Confederación Helvética, para limitar el derecho que tienen los soldados suizos a guardar las armas de fuego y su munición en casa, mientras estén en servicio activo, se anuncia incierto en un país considerado como uno de los mejor armados del mundo y orgulloso de su 'neutralidad armada'.
A pesar de episodios sangrientos, como el ocurrido el 27 de septiembre de 2001 en el Parlamento de Zug cuando Friederich Liebacher penetró en el recinto disfrazado de policía y mató con su fusil militar a 11 diputados y a tres consejeros de estado, los sondeo se muestran prudentes respecto al éxito de esta iniciativa popular defendida por la izquierda suiza.
'Estamos ante un mito', comentó a EL MUNDO.es el político y sociólogo suizo Jean Ziegler. 'Desde que los soldados de Napoleón abandonaron Suiza en 1802 nuestro país es neutral y ha escapado a todas las guerras. La extrema derecha se ha apropiado de esta idea para declarar que esto ha sido posible porque somos militarmente fuertes.'
Suiza no tiene ejército sino que es un ejército y este principio es uno de los fundamentos de su soberanía popular. Desde los 18 años los ciudadanos masculinos tienen que realizar un servicio militar de 18 semanas a las que se añaden tres semanas de entrenamiento anuales que pueden prolongarse hasta los cincuenta años, si el militar tiene un grado superior.
Durante todo este tiempo los soldados suizos guardan sus armas en casa, donde mejor les parezca: en el sótano, en su habitación o en el armario de la limpieza. Para que no haya desorden las tiendas de este país, conocido por su obsesión por el orden y la pulcritud, venden hasta unos ganchos especiales para que los soldados puedan colgarlas en su domicilio.
De acuerdo con el Centro Internacional sobre las armas ligeras, con sede en Ginebra, que publica anualmente el 'Small Arms Survey', en Suiza circulan alrededor de 3,4 millones de armas de las cuales 1’7 serían militares. Una cantidad nada despreciable para un país que cuenta con 7’6 millones de habitantes.
Sin embargo, en un país orgulloso de su doctrina militar, capaz de movilizar a 220.000 hombres en un plazo de 48 horas y donde las asociaciones de tiro deportivo privadas reivindican más de 200.000 afiliados que practican regularmente, en familia, el tiro de puntería, este referéndum es una verdadera revolución.
Según Ziegler, "para los suizos el fusil es un símbolo fálico que representa el machismo helvético. Ha sido en los últimos años cuando los partidos de izquierda y las organizaciones femeninas han constatado que 90% de suicidios y asesinatos en Suiza se llevaban a cabo con estas armas oficiales guardadas en casa cuando se evaluó la necesidad de poner fin a este derecho".
Ziegler, uno de los artífices de éste referéndum popular, explicó que si los ciudadanos de la Confederación Helvética aceptan esta iniciativa los soldados no podrán volver con su arma a casa sino que tendrán que dejarla en los cuarteles. "En cierta manera esto supondría abandonar una parte del mito de la neutralidad armada y del machismo helvético", agregó.
El partido de la Unión Democrática de Centro (UDC), que representa a la extrema derecha, ha jugado la carta del derecho que tienen los ciudadanos a defenderse. Para ellos abandonar las armas significaría que los ciudadanos se van a quedara desarmados y a la merced de los criminales que llegan del extranjero.
Como de costumbre los eslóganes xenófobos proclamados por la UDC sensibilizan eficazmente a la población. "Frente a la emoción hay que responder con emoción" proclamó Oscar Freysinger, artífice de la campaña del referéndum suizo contra los minaretes, que no duda en posar para los periódicos con su carabina del 22 Long Rifle, adquirida tras un asalto a su domicilio.
Para los que están a favor de una limitación de la circulación de armas militares esta votación tiene gran importancia porque cientos de vidas podrían salvarse anualmente. Interrogado por EL MUNDO.ES el doctor Jacques Haller, presidente de la Federación de Médicos Suizos (FMH), afirmó que "gran parte de los suicidios se cometen con este tipo de armas".
"En Austria, Reino Unido e Irlanda el número de suicidios disminuyó considerablemente al reducir la cantidad de armas de fuego en circulación. En Suiza un 35% de los hogares tienen al menos una de estas armas y con ellas se cometen unos 250 suicidios los cuales son mayoritariamente de tipo impulsivo y por lo tanto evitables", declaró.

http://www.elmundo.es/elmundo/

sábado, 12 de febrero de 2011

Bahamas, Costa Rica, Paraguay, y Uruguay se unen al proyecto de la OEA para promover el marcaje de armas de fuego


24 de enero de 2011 - La Secretaria General de la Organización de los Estados Americanos (OEA) y los gobiernos de Bahamas, Costa Rica, Paraguay y Uruguay suscribieron hoy en la sede de la organización en Washington, DC un acuerdo de cooperación para la implementación del proyecto “Promoviendo el Marcaje de Armas de Fuego en América Latina y el Caribe”.

En el marco de las actividades para implementar la Convención Interamericana contra la Fabricación y el Tráfico Ilícito de Armas de Fuego (CIFTA), el convenio tiene como objetivo fortalecer las capacidades nacionales en la materia y proporcionar a los países beneficiaros un equipo de marcaje y capacitación básica para su funcionamiento.

En la ceremonia de firma, el Secretario General de la OEA, José Miguel Insulza, afirmó que “como en muchas otras actividades, en la OEA intentamos no solamente ser depositarios de las normas que rigen en nuestro hemisferio en este materia, sino también apoyar a los Estados Miembros en el desarrollo y fortalecimiento de sus capacidades nacionales para implementar estos acuerdos. En este caso, para combatir el tráfico ilícito de armas por medio de diferentes herramientas, la OEA ayuda con asesoría en la elaboración de legislaciones modelo, intercambio de mejores prácticas, recolección y análisis de información estadística y asistencia técnica, entre otros aspectos.

Aplaudiendo el compromiso de los gobiernos en la lucha contra la delincuencia, el Secretario General aseguró que “a todos nos anima la esperanza de salvar la vida de niños, jóvenes, mujeres y hombres que podrían verse cegadas por un arma de fuego traficadas de esta manera”.

El Representante Permanente de Bahamas, Embajador Cornelius Smith, agradeció a la OEA por la iniciativa y afirmó que para su país este proyecto “es muy importante, ya que nos hemos convertido en un lugar de tránsito de drogas y armas pequeñas”, y añadió que “el marcaje de armas de fuego nos ayudará a identificar las armas que han sido utilizadas en actividades delictivas, y por lo tanto ayudará a combatir la criminalidad en la región”.

Igualmente, el Representante del Gobierno de Costa Rica en la OEA, Embajador José Enrique Castillo, consideró el control de tráfico de armas como un tema “crucial” e hizo referencia al creciente nivel de violencia que ha sufrido su país, ”tanto que el tema ha pasado a ser considerado una de las mayores preocupaciones de la población”.

La Embajadora María del Lujan Flores, de Uruguay, aseguró por su parte que el acuerdo firmado “es un claro ejemplo de cooperación para impedir, combatir y erradicar el tráfico ilícito de armas, un flagelo que requiere ser enfrentado por todos y cada uno de nosotros”.

A ese llamado se unió el Representante Permanente de Paraguay, Embajador Bernardino Hugo Saguier, quien hizo además referencia a la voluntad política de su país para erradicar el tráfico ilícito de armamento. “Nuestro gobierno no va a escatimar ningún esfuerzo en crear todas las condiciones para controlar” el problema, concluyó.

Todos los países presentes coincidieron en extender un agradecimiento al gobierno de los Estados Unidos por su apoyo financiero en este programa. En tal sentido, la Embajadora Carmen Lomellin, Representante Permanente de dicho país ante la OEA, animó a los Estados Miembros a continuar implementando medidas para combatir este flagelo. “Pasos concretos de países individuales y pasos colectivos de organizaciones regionales e internacionales pueden aportar significativamente en el combate al tráfico de armas”, aseguró la Embajadora Lomellin, quien se mostró complacida por “el compromiso de los países demostrado por medio de su entusiasta participación en el programa”.

Los cuatro países que hoy se adhirieron al proyecto se unen a El Salvador como los primeros cinco en firmar este tipo de convenios en el marco de la CIFTA, un instrumento que parte de la base que el marcaje de armas de fuego contribuye a combatir el tráfico ilícito de armas, ya que permite a las autoridades del país identificar las armas decomisadas y determinar su proveniencia.

La galería de fotos de este evento está disponible aquí

Para más información, visite la Web de la OEA en www.oas.org