Páginas vistas en total

miércoles, 26 de marzo de 2008

Para romper el muro de silencio

La forma más común de violencia que sufren las mujeres es la violencia física infligida por la pareja.

Por primera vez, las Naciones Unidas lanzan una campaña internacional de largo alcance con el fin de promover en todos los países la batalla contra la violencia de género. El programa se extenderá hasta 2015 y busca que los gobiernos asuman esa lucha como política de Estado.
Las mujeres entre 15 y 44 años de edad corren mayor riesgo de ser violadas o maltratadas en casa que de sufrir cáncer, accidentes de vehículos, guerra y malaria, según estadísticas del Banco Mundial. Al menos una de cada tres mujeres ha sido golpeada, forzada a mantener relaciones sexuales o sufrido otro tipo de malos tratos a manos de su pareja a lo largo de su vida. Con estas estadísticas como telón de fondo, Naciones Unidas lanzó en Nueva York una campaña mundial que se extenderá hasta el 2015 para que se intensifiquen las iniciativas en cada país dirigidas a erradicar la violencia contra las mujeres, tal vez, una de las violaciones de derechos humanos más extendida, frecuente y naturalizada al interior de miles y miles de hogares en el mundo. Y también en la Argentina, donde todavía está pendiente una política de Estado integral para enfrentar el problema.
“Ha llegado el momento de que nos centremos en las medidas concretas que todos nosotros podemos y debemos tomar para prevenir y erradicar este flagelo –los estados miembro, el sistema de las Naciones Unidas, la sociedad civil y los ciudadanos de a pie– hombres y mujeres.
Es hora de romper el muro de silencio y hacer que las normas jurídicas se conviertan en una realidad en la vida de las mujeres”, exhortó el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon. La presentación de la campaña tuvo lugar durante la sesión de apertura de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer, frente a una audiencia de alto nivel compuesta por ministros de gobiernos y embajadores, así como por un nutrido grupo de organizaciones no gubernamentales y representantes del sistema de las Naciones Unidas.
Es la primera vez que el organismo promueve una iniciativa de tan amplia envergadura frente a esta problemática, y liderada por el propio secretario general. “La violencia contra la mujer y la niña deja su abominable impronta en todos los continentes, países y culturas”, señaló Ki-moon, al lanzar este llamamiento mundial.

La campaña tendrá por objeto movilizar a la opinión pública a fin de asegurar que los encargados de formular políticas al más alto nivel trabajen para prevenir y erradicar la violencia contra la mujer. Un objetivo clave será recabar el apoyo político de los gobiernos, las instituciones internacionales, las entidades de las Naciones Unidas, el sector privado y otros donantes, así como lograr que éstos aumenten los recursos que se destinan a las políticas y los programas concebidos para hacer frente al problema. La campaña se desarrollará desde 2008 a 2015, coincidiendo con la fecha fijada para el logro de los objetivos de desarrollo del milenio.

La forma más común de violencia que sufren las mujeres es la violencia física infligida por la pareja. La trata, el acoso sexual, la mutilación genital femenina, el homicidio relacionado con la dote, los asesinatos por cuestiones de honor y o a manos de parejas o ex parejas son otras caras del mismo problema. Varias encuestas mundiales sugieren que la mitad de todas las mujeres víctimas de homicidio son asesinadas por sus esposos o parejas, actuales o anteriores.

En Argentina, cada día, 79 mujeres en promedio se comunican a la Línea de Violencia Familiar del gobierno de la ciudad de Buenos Aires en busca de algún tipo de ayuda. Entre enero y junio de 2007, en las 25 comisarías bonaerenses de la Mujer y la Familia se recibieron 18 mil denuncias relacionadas con violencia doméstica, cuando en todo el año 2006 habían llegado 26.631.

“Es necesario que el problema de la violencia contra las mujeres en el país se convierta en una política de Estado del Gobierno y no que se hagan declaraciones espasmódicas y algunas medidas aisladas. Falta una política de Estado seria, constante, con recursos para poder brindar a las víctimas una atención integral, psicológica, jurídica, con patrocinio gratuito, hogares transitorios”, opinó en diálogo con Página/12 la diputada del ARI y vicepresidenta de la Cámara de Diputados, Marcela Rodríguez, comprometida con la temática y autora de un proyecto de ley superador de las legislaciones vigentes, que quedó cajoneado en el Congreso. En 2007 desde el Programa las Víctimas contra las Violencias, que dependía del Ministerio del Interior y ahora pasó a la órbita de la cartera de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos, se elaboró un proyecto de ley, con algunos aspectos innovadores para abordar el problema, pero el texto nunca llegó al Congreso.

“Todavía está en el área de Legal y Técnica, según informó ayer a Página/12 uno de los técnicos que trabajó en la iniciativa. Amnistía Internacional lanzó en noviembre último una campaña nacional para lograr que el tema ingrese a la agenda del Gobierno al mismo nivel que el tema de la inflación. Unos meses antes, en julio, organizaciones no gubernamentales que trabajan en esta temática plantearon la falta de un plan nacional para enfrentar este flagelo ante el comité de expertas de la OEA, que se ocupa de evaluar a los países americanos en cuanto a sus políticas para enfrentar la violencia de género y que sesionó por primera vez en Buenos Aires.

Entre los principales cuestionamientos que las ONG les hicieron a los gobiernos nacional y provinciales, está que las respuestas del Estado están focalizadas “casi exclusivamente en la violencia familiar, intrafamiliar y/o doméstica” como si se tratara de un conflicto hogareño, en lugar de una violación de derechos humanos. Objetaron que no se advierta que es la condición de género el factor de riesgo.

Las organizaciones de mujeres coincidieron en que existe “falta de voluntad política” para efectivizar programas de asistencia a víctimas de violencia que se sostengan en el tiempo. Además, “los que existen están localizados especialmente en las grandes ciudades”, dejando sin respuesta a extensas regiones.

domingo, 16 de marzo de 2008

Victor Bout detenido por fin

Información facilitada por IANSA

El Comerciante de armas ruso Víctor Bout ha sido arrestado en Tailandia por conspiración para proveer armas a la guerrilla FARC de Colombia. Fue arrestado el 6 de marzo por la policía de Tailandia respondiendo a un pedido de la agencia estadounidense antidroga, la US Drug Enforcement Administration. Bout ha anteriormente enfrentado acusaciones de tráfico de armas a zonas de conflicto, desde principios de los 90s. Según reportes de las Naciones Unidas y Amnistía Internacional, proveyó armas a destinos con embargos como Angola, Republica Democrática del Congo, Liberia y Sierra Leona. Las armas fueron transportadas a través de una red de consignatarios de buques y aviones de carga que operaban desde varios pasases. Pero Bout nunca fue procesado por tráfico de armas, porque las leyes que regulan las actividades de intermediación y transporte de armas de la mayoría de los países son inadecuadas. Brian Wood, Director del Departamento Militar, Seguridad y Policía de Amnistía Internacional dijo: "La verdad escondida de quien envía armas a lugares con catástrofes humanitaria debe salir a la luz. Bout es la persona más conocida y de peor reputación acusada por los investigadores de intermediación y trafico de armas de Naciones Unidas, pero no es el único. Todos los perpetradores deben ser procesados, especialmente para disuadir otros traficantes de armas."
http://news.bbc.co.uk/1/hi/world/asia-pacific/7281297.stm