Páginas vistas en total

martes, 27 de noviembre de 2012

AUMENTA EL IMPULSO PARA CONCLUIR EL TRATADO DE COMERCIO DE ARMAS


Los diplomáticos votaron el 7 de noviembre para llevar a cabo el final de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el TCA en marzo de 2013. La votación se produjo el último día de la Primera Comisión de la ONU y fue aprobada con un apoyo sin precedentes de 157 votos a favor, 18 abstenciones y 0 votos en contra.

La resolución incluye la controvertida disposición de que el texto debe ser acordado sobre la base de la regla del “consenso”. Después de un intenso cabildeo por parte de la sociedad civil, la resolución contiene una disposición que observa que si todos los estados no logran llegar a un acuerdo en marzo, la ONU mantendrá el tratado en su programa actual. Esto permitiría que el texto se someta a votación final en la Asamblea General de las Naciones Unidas posteriormente en 2013.

El que se haya llegado a un acuerdo sobre la celebración de una conferencia final de negociaciones es un paso positivo, y un impresionante número de países expresó gran optimismo y voluntad política para concluir el trabajo a comienzos de 2013. Sin embargo, es mucho lo que queda por hacer para llenar las lagunas y de ese modo contribuir a que el Tratado de Comercio de Armas tenga un impacto significativo una vez sea aprobado.

“Hay que escuchar las voces de la abrumadora mayoría de los estados que desean un tratado sólido”, señaló Anna McDonald, Coordinadora de control de armas de Oxfam, quien agregó que, “si bien uno de los objetivos principales sigue siendo un tratado que incluya el mayor número posible de estados, de cara al futuro es más eficaz que se acuerde un texto robusto antes que un texto de compromiso que los estados suscriban pero que luego ignoren. El acuerdo el año próximo debe ser uno de los que, en última instancia, establezca una gran diferencia para las víctimas de la violencia armada”.

Mientras el mundo se embarca en una segunda oportunidad para salvar vidas y proteger medios de subsistencia, recordemos que más de medio millón de personas mueren cada año a causa de la violencia armada. En marzo tendremos otra oportunidad de cambiar esa realidad. El mundo no puede esperar.



Iglesias cristianas en EEUU imparten clases de tiro para atraer feligreses

Artículo de Rui Fereira publicado en el periódico “El Mundo” el 27/11/12.

“Es uno de aquellos casos en que la realidad casi supera la ficción. Uno de los cómics más populares de Estados Unidos se llama 'Preacher'. Cuenta la historia de un predicador alucinado que recorre todo el país en busca de Dios y, a punta de pistola y otras armas, busca la purificación de las almas de los feligreses tentadas por el diablo.

Pues hace tres meses, sin que se sepa a ciencia cierta si los predicadores locales han leído los cómics, lo cierto es que han aparecido iglesias cristianas que, para atraer nuevos feligreses, les están ofreciendo cursos de uso y porte de armas de fuego. Son cursos de 10 horas, impartidos acorde a las reglas de los estados donde se encuentran las iglesias y que, al final, otorgan al nuevo feligrés una documento que le permite ingresar armado al templo y pasearse a sus anchas por todo el pueblo con el arma a la cintura.

El predicador Jeff Copley, de la aldea de Marengo, en Ohio, lo tiene claro. Para él es una cuestión de defensa y espiritualidad. "Jesús dice a sus discípulos que vendan su manto y compren una espada. Instruyó a su pueblo para que se prepara para defenderse a sí mismo. Es difícil de encontrar a alguien dentro de nuestra congregación que no dispare de alguna forma", dijo al diario digital 'The Daily'.

Copley asegura que su 'Iglesia de Cristo' ha desarrollado muchas actividades para atraer más gente: ha organizado fiestas y ferias, pero no ha logrado incrementar la membresía. Por eso se le ocurrió lo de impartir cursos gratuitos de uso de armas, porque "aquí todo el mundo dispara o caza".

La decisión de Copley no es única. Un poco por todo el país, principalmente en zonas rurales de estados como Carolina del Norte, Florida, Montana y Ohio, decenas de otras iglesias, enfrentadas a una cada vez mayor deserción religiosa, literalmente han hecho un llamamiento a las armas para atraer al rebaño de vuelta.

En marzo, el reverendo Ryan Bennett, de la Iglesia Bautista Central de Lexington, en Carolina del Norte, llevó a cabo el primer curso de enseñanza de uso y porte de armas. Desde entonces, lo admite abiertamente, no ha parado. "Queremos atraer más gente y vamos a intentar todo lo que esté a nuestro alcance para lograrlo", dice.

Eso sí, advierte, "nosotros promovemos un sentido de responsabilidad (en la gente). No apoyamos la violencia. Es apenas otra forma de llegar a la gente". Bennett tampoco oculta que todo el tiempo tiene un pistola de 9mm al mismo alcance que la Biblia.

Pero las clases no son sólo una forma de atraer feligreses. En regiones como Texas, donde todo el mundo puede cargar un arma libremente, las clases se están instrumentando como un mecanismo que tiene a los activistas pro inmigrantes con los pelos de punta.

En la Iglesia Bautista Heights en San Angelo, una remota ciudad tejana de 93.000 habitantes, cerca de la frontera con México, las clases comenzaron en junio.

"Nos encontramos como a unos 250 kilómetros de la frontera y tenemos muchas dudas sobre la seguridad de nuestras fronteras y lo que está llegando a nuestras ciudades", dijo el pastor James Miller a la revista de la NRA, la poderosa Asociación Nacional del Rifle, que secunda ampliamente todos los esfuerzos de las iglesias de armar a su gente.

Miller dice que se siente mucho más seguro andando armado y justifica las clases impartidas a los feligreses. Para el pastor es claramente una cuestión de aplicar la 'Ley del Talión', el 'ojo por ojo, diente por diente'. Incluso, un tiroteo dentro de la iglesia.

"Me siento mucho más seguro si un día el servicio en el templo es interrumpido por algún tipo de amenaza letal, que por lo menos tengamos alguna posibilidad de detener una masacre o un acto de terrorismo", dice.

Algunos analistas creen que este nuevo fenómeno responde también al hecho de que, en los últimos tiempos, muchos dueños de armas han perdido el miedo de hablar de asumir públicamente su afición, en una sociedad donde los crímenes de sangre son el pan de cada día, las masacres en lugares públicos se suceden y los amantes de las armas están siendo criticados.

Sin embargo, las clases de uso de armas en las iglesias no son todavía generalizadas. De hecho, el año 2010 el Consejo Nacional de las Iglesias de Cristo, que abarca unos 45 millones de feligreses protestantes, anglicanos, ortodoxos y evangélicos, hizo una declaración rotunda y firme contra el uso de las armas en manos privadas.

"Es muy difícil de justificar en términos cristianos el acceso del público a armas de asalto. La verdad es que el uso de esas armas termina por arrebatar mucho más vidas que las que protege. La venta y uso de esas armas contradice las enseñanzas de Dios que prohíben la violencia", dice la declaración.”



miércoles, 14 de noviembre de 2012

La segunda oleada del desarme

Nuevo libro de Vicenç Fisas, Director de la Escola de Cultura de Pau, Universitat Autònoma de Barcelona.

El mundo de hoy gasta en armas y aparatos militares más que nunca, y esto nos obliga a plantearnos de nuevo los riesgos de este orden universal y de la necesidad de proceder a una nueva oleada de desarme, la segunda, que permita poner las cosas en su sitio, para que las políticas de defensa y seguridad sean compatibles con el desarrollo humano, en lo que se ha denominado la "seguridad humana". En los últimos años se han conseguido ya importantes objetivos en materia de desarme. La segunda oleada del desarme empezó con la prohibición de las armas químicas, las minas antipersonas y las bombas de racimo. Ha de continuar con políticas de seguridad menos militarizadas, la reducción de los gastos militares, el control de comercio de armas, el Tratado que regula las importaciones, el control de armas ligeras, el aumento de las medidas de confianza y el apoyo a los programas de desarme, desmovilización y reinserción de ex combatientes. Una agenda de desarme para la segunda década de este siglo.

Nuevo informe de Oxfam sobre transferencias irresponsables de armas

Importaciones de armas y municiones por valor de más de 2.200 millones de dólares estadounidenses han sido llevadas a cabo desde el año 2000 en países que son sujetos a embargos de armas, de acuerdo con el nuevo informe “El Diablo está en el Detalle” de Oxfam Internacional.


Este informe incluye recomendaciones sobre cómo el TCA puede ayudar a prevenir transacciones irresponsables de armas, indicando que “El TCA puede basarse en las iniciativas regionales y subregionales existentes en la actualidad: en el 2012 ya hay 100 países que forman parte de diversos acuerdos regionales que incluyen criterios legalmente vinculantes para controlar el comercio de armas y municiones”.

El reporte está disponible en: http://www.oxfam.org/en/policy/devil-detail-criteria-att