Páginas vistas en total

sábado, 29 de agosto de 2009

Suiza votará para prohibir la exportación de material de guerra


En octubre de 2007, los ciudadanos suizos consiguieron, mediante una Iniciativa Popular Federal, someter a referéndum la propuesta de “prohibir la exportación de material de guerra”. Así pues el próximo 29 de noviembre de 2009, Suiza decidirá si sigue exportando material de guerra o no. Os traslado los argumentos esgrimidos a favor de la propuesta (http://www.materieldeguerre.ch/initiativ/ ):

“Las armas suizas matan – en el mundo entero
Las armas no son un producto como los demás. Son fabricadas para matar a gente. Al mayor número de personas y de manera más eficaz posible. A pesar de su estatus de país neutro, Suiza se involucra fuertemente también en este comercio suci: ólo en 2005, 72 países han conseguido material de guerra suizo.
En la actualidad, las exportaciones de armas suizas sirven sobre todo a la supuesta “guerra contra el terrorismo”, a través de la cual Estados Unidos y sus aliados persiguen realmente intereses económicos. También los países en vías de desarrollo y territorios en crisis reciben regularmente armas suizas. De esta manera, Suiza desvirtua totalmente su política de desarrollo y de paz.
Lo que pretende la iniciativa
La iniciativa popular para la prohibición del material de guerra, quiere acabar de una vez con este comercio de muerte. La prohibición de exportar armas de guerra daría una renovada credibilidad al compromiso humanitario y a la cooperación internacional de Suiza; daría igualmente un serio empuje a favor de una verdadera política de paz contribuyendo así a un mundo más pacífico.
Suiza no depende económicamente de las exportaciones de armas. Se debe animar la reconversión de las industrias de armamento hacia productos civiles. La iniciativa prevé las medidas que deben acompañar y con las cuales la Confederación ayudará las regiones y los trabajadores afectados por la prohibición de exportación.”

1 comentario:

Toni dijo...

Suiza ha mantenido y disfrutado de una neutralidad e indemnidad tradicionales ante los desastres que sacudieron el continente durante el pasado siglo. Gracias a ellas sostuvo una llamativa normalidad durante los conflictos que, si bien ha permitido el auxilio y asilo de algunas víctimas, también ha hecho posible el mantenimiento, incluso la pujanza de actividades de alto lucro, en algunos casos éticamente muy cuestionables, aunque no necesariamente realcionadas con el comercio de armas. Con todo, envidio de los suizos el uso que hacen de los referendum. Para nosotros quisiera la autopercepción de madurez y el derecho a hacer oir nuestra voz en asuntos como éste, por encima de y marcando el camino a las partitocracias, tan proclives a interpretar el bien general en una línea que generalmente no está nada bien y a salvarnos de nuestros propios errores, aun haciéndonos víctimas de sus aciertos.