Páginas vistas en total

domingo, 10 de enero de 2010

Para qué jugar con muñecas teniendo una AK-47

Para qué jugar con muñecas teniendo una AK-47
Artículo de Francisco Argüello publicado el 9 de enero en “elmundo.com”
“Cuerpo diminuto, cabello corto, moñas rojas y botas gastadas. Así estaba Laura Daniela el día en que desapareció de su casa. La pequeña de 13 años salió de su residencia, y en la ruta a la escuela despareció. Sus compañeros de clase desconocen su suerte y pareciera que se la devoró la tierra.
Los hechos sucedieron en la zona rural de Tello, Huila, una región fría donde delinque el frente 16 y 66 de las FARC. Aunque el Ejército deambula por las veredas ricas en cultivos de uva y café, la guerrilla tiene parte del mando y control en la zona.
Aureliano, padre de familia, la lloró una semana y parece estar resignado, producto de una ignorancia reflejada a simple vista. "Está viva, creo que anda con ellos", dice con su voz pausada y temblosa el campesino, que prefirió no denunciar por temor a su vida.
Un informe militar de la Novena Brigada del Ejército alertó a los pobladores de las intenciones del frente guerrillero Angelino Godoy: seducir e ingresar a la fuerza a niños entre 10 y 13 años a las filas insurgentes.
El comandante de la Novena Brigada del Ejército, general William Torres, confirmó lo acontecido y dijo que la falta de denuncias de la población ha impedido a las autoridades establecer el número de víctimas que cambiaron sus muñecos y balones de fútbol por un fúsil AK 47, en ocasiones más grandes que sus cortas estaturas."La cifra no ha sido establecida, es difícil, los padres de familia prefieren guardar silencio por temor", informó el alto oficial.
EL MUNDO.es/América ha logrado establecer que en el norte del Huila, donde la guerrilla conoce la espesa tipografía como las palmas de sus manos, grupos de cuatro milicianos han persuadido a los pobladores y los han incitado a entregar a sus hijos a la guerra. han aparecido en las escuelas, iglesias y hasta en las propias viviendas.
Por esto, mientras las FARC lanzan propagandas de reclutamiento y realizan charlas en reuniones comunitarias, sacerdotes 'franciscanos' que recorren las empinadas vías de las zonas afectadas, invitan a los padres de familia a proteger a sus pequeños y salvaguardarlos en el nombre de Dios con Biblia en mano.
"No tenemos miedo, no obramos mal. Buscamos hablar con las familias y hacerles entender del reclutamiento. Ellos hacen sus hechos malvados pero no deben meterse con los niños", expresó Jairo Alberto, misionero que dice no importarle lo que le pueda pasar. "No debo quedarme callado".
En ocasiones, cuando corren con suerte, los niños se internan en las espesas montañas entre cuatro y cinco semanas. Cuando regresan a sus viviendas llegan transformados y lanzando palabras de grueso calibre en contra de una Política de Seguridad Democrática que ni ellos mismos terminan por entender.
"Cuando los pequeños son devueltos a sus casas deben servirle a la guerrilla de milicianos, es decir, informantes en los pueblos", agregó el General, alegando que no todos regresan. "Otros son vistos en enfrentamientos".
La Defensora en el Pueblo en el Huila, Constanza Arias, expresó que "es una triste realidad lo que está sucediendo. Tenemos nuevos focos de reclutamiento. En este departamento, la política de incorporación forzosa era pobre con respecto a otras regiones de Colombia pero se nos estamos encontrando con ella y nos alarma", dijo la abogada, que recorre cada semana las poblaciones de Colombia, Tello y Baraya, áreas declaradas por las autoridades como 'zona roja' por la presión guerrillera. "En los últimos años tengo reporte de 10 menores de edad reclutados por las FARC sólo en Tello".
Lo grave es que ni Neiva, capital del Huila, se salva. "Tengo conocimiento de una estrategia guerrillera que busca expandir en distintos sectores propaganda para incorporar niños de la ciudad a las filas. Las autoridades han extendido sus controles en los colegios de la ciudad porque están informadas", dijo.
El informe oficial de la iglesia católica concluye que durante el año 2009 al menos 500 menores de edad fueron reclutados a la fuerza por las Farc en los departamentos de Meta, Guaviare, Caquetá, Arauca, Nariño y Cauca.
Mientras que las autoridades consideran que al menos 17.000 niños portan fusil, disparan a mansalva y para rematar no quieren volver a sus casas porque para ellos lo importante es ser héroes con armas de fuego."

No hay comentarios: